domingo, 26 de octubre de 2008

Paquetitos de cangrejo con mermelada de tomate


Este pasado fin de semana, tanto el señor K. como yo teníamos varias grandes cosas que celebrar... ¡y qué mejor modo de celebrar grandes cosas que con una cenita rica-rica en casa!

El plan inicial era perfecto: Mientras el señor K. se iba el sábado al despacho como buen esclavo de su profesión que es él, yo me encerraba en la cocina (soy una mujercita ejemplar) a trastear a mis anchas... y después: ¡a zampar y a relajarse! Eso, claro, fue antes de que cierta clienta a la que a veces tengo ganas de pegar me llamara el viernes a las siete de la tarde hiperventilando y pidiendo que le hiciera un par de milagros hasta el lunes por la mañana. Como soy gilipollas acepté (no sin antes decidir que le va a salir mi fin de semana por un ojo de la cara, por petarda y por histérica)... y me pasé medio sábado haciendo carreras entre la cocina y el ordenador como una pringada.

Así que, por desgracia, el menú me quedó algo incompleto por falta de tiempo: Hubo primero (el del título de este post) y hubo segundo (mi legendario roastbeef con abrigo de pan y hierbas y chutney de higos al vino tinto - aunque evidentemente este plato tan espectacular no es de mi invención, sino la invención de algún cocinero de esos de los de verdad), hubo incluso toneladas de ensalada... lo que no hubo fue postre.

He decidido que el roastbeef se merece una entrada aparte que os caerá otro día - además, tan ensimismados en nuestra magnífica cena como estábamos, se me olvidó sacarle fotos.

Los paquetitos de cangrejo con mermelada de tomate fueron un experimento que se me ocurrió el otro día y quedaron en nuestra opinión espectacularmente ricos, y más teniendo en cuenta el grado de improvisación que le eché al asunto. Creo que la mayor fuente de inspiración fueron los sacos de queso que me comí hace unas semanas en "El Embrujo" en Pamplona, que también iban con mermelada de tomate.

Aquí va la recetade mis paquetitos...

Ingredientes (para 10 paquetitos):
  • 10 láminas de wonton
  • unas 2 cucharadas de gambas cocidas picadas
  • unas 2 cucharadas de carne de cangrejo cocida picada
  • media cebolleta fresca picada
  • 2 cucharadas de pan de molde cortado en dados finos
  • un chorrito de salsa teriyaki (o salsa de soja o salsa de ostras)
  • sal de hierbas y pimienta blanca molida
  • la mitad de un huevo batido enriquecido con un chorrito de leche
  • 1 o 2 setas (dependiendo del tamaño) picadas finas y rehogadas en mantequilla, yo usé una seta de cardo
  • aceite para freír
  • mermelada de tomate (la receta de la mermelada de tomate la he sacado de aquí, sólo le he añadido dos cucharadas de zumo de limón...)

Cómo se hace:

Se dejan descongelar las láminas de wonton. Entretanto se mezclan en un bol los ingredientes del relleno (o sea, farsa: no os perdáis estas enriquecedoras líneas sobre las farsas comestibles), es decir: gambas, cangrejo, pan en dados, cebolleta, dados de seta (que previamente habremos rehogado unos minutillos con mantequilla en una sartén) y salsa teriyaki (ojo con ésta, un mini-chorrito basta). Añadimos sal y pimienta al gusto y vamos revolviendo todo bien con una cucharita hasta que se amalgamen los ingredientes. A esta masa le añadimos la cantidad necesaria de huevo batido con leche hasta conseguir la consistencia que queremos (no debe quedar demasiado líquido ni seco: con un poquito de huevo basta). Reservamos en el frigorífico hasta el momento de rellenar los paquetitos.

La mermelada de tomates cherry la hice siguiendo las instrucciones del Capitán, a quien le copié la receta (ver el enlace en mi lista de ingredientes). Utilicé 250 gramos de tomates cherry, 250 ml. de agua y 250 gramos de azúcar (quien quiera la mermelada menos dulce podría ponerle sólo 200 gramos, a mí la súper-dulzura que le ha quedado me EN CAN TA) y dos cucharadas soperas de zumo de limón.

Para rellenar los paquetes, ponemos en el centro de cada lámina de wonton una cucharadita (de té) de relleno y humedecemos los bordes con el resto del huevo batido que nos habrá sobrado al principio. Doblamos la lámina en triángulo uniendo dos esquinas y luego en cono añadiendo las dos esquinas restantes; presionamos la juntura para que se pegue bien. Repetimos hasta que estén todos listos y los freímos en la sartén o, a ser posible en la freidora para que queden uniformes. Tardan unos 2 minutos en estar dorados.

He leído varias veces que la mejor forma de freír los wontons es dorándolos en la sartén durante unos 30 segundos y añadir entonces agua (cantidad: +/- media taza de café) a la sartén, poner la tapadera y esperar hasta que se evapore el agua. Es una variante que no he probado aún, pero me intriga el resultado. ya os contaré la próxima vez...


A la hora de servirlos, utilicé unos platitos para tapas que tengo de CASA con el fondo cubierto de mermelada de tomate y un wonton encima. Se me había terminado el cebollino, si no les hubiera hecho lazos con él a los paquetitos...

4 comentarios:

El Capitán. dijo...

Kaixo Schwester!!!

Uhmmmm, la próxima vez que te invite a cenar en casa, creo que vas a cocinar tu!!

Muxus desde la pilgrim!

natalika, Berlin dijo...

:-))

muxus de vuelta (pero, ojo, van llenos de virus, porque vuelvo a estar enferma... uargh!)

El Capitán. dijo...

Knock, knock!!
Wo bist du denn??
alles in ordnung????

natalika, Berlin dijo...

Ähm, ich bin im Büro heute... Und: Ja, alles ok – warum????