martes, 9 de diciembre de 2008

Operación Galleta


La Navidad alemana está llena de rituales y tradiciones maravillosas. Todo el país se llena de mercados navideños típicos en los que, entre otras cosas, se puede beber Glühwein (vino tinto especiado con canela, clavo, cáscara de limón y anís estrellado y que se toma caliente), en las casas aparecen coronas de adviento y todos nos ponemos como locos a hornear galletas.

Si queréis saber más sobre el origen de estas tradiciones y ver adornos típicos que se llevan en estas tierras, os recomiendo que os paséis por el blog de Noema ("Intercultura y cocina"), que también vive en Berlín y que está subiendo a la red unas fotos preciosas de la Navidad teutona y ha organizado un Juego de Adviento muy chulo en el que habla del origen de muchas costumbres alemanas de esta época del año: Podéis ver todas sus entradas navideñas (entre las que también hay recetas para hacer galletas)... aquí (para leerlas en el orden correcto tenéis que empezar por abajo e ir subiendo).

A mí, las cosas que más me gustan de estas semanas previas a la Navidad en Alemania son las coronas de adviento con sus velitas y ese toque de "cuenta atrás" que tienen y el hornear galletitas. Toda la parafernalia de las galletas navideñas me parece el no-va-más. Quedar con la familia o los amigos para pasarse el día entero horneando galletas es una cita obligatoria para muchos alemanes. Y si ya hay niños de por medio, ¡ni te cuento! Y qué mejor manera para entretener a los pequeñajos cuando afuera hace frío que darles un cortapastas y dejar que se embadurnen de harina hasta las orejas...

... el salón tomado por asalto...

...nuestra línea de producción galletera la supervisó un señor barrigudo con gorro rojo...

En Alemania, estas galletas se llaman "Plätzchen" (pronunciado algo así como "pletzjen"). Hay de muchos tipos y las recetas suelen diferir bastante, no sólo de una región a otra, sino también de una casa a otra. Una cosa común a muchas de estas galletas suelen ser los olores/sabores típicos de especias que rigen la Navidad por estos lares: La canela, el jengibre y el clavo suelen ser omnipresentes, por ejemplo. Yo creo que las más extendidas son las siguientes variantes:

- Vanillekipferl (galletas con vainilla en forma de media luna)
- Lebkuchen (yo diría que son galletas al jengibre, aunque llevan también miel y muchas otras especias como canela, clavo, etc. - se suelen adornar con chocolate p.ej.)
- Spekulatius (galletas especiadas que se hacen con moldes especiales, generalmente predominan los dibujos de corte navideño y que recuerdan a San Nicolás, en la receta predomina la canela)
- Zimtsterne (estrellas de canela y almendra con baño de merengue a base de clara de huevo y azúcar glas)
- Spritzgebäck (son galletas con una masa a base de mantequilla que se hacen con manga pastelera)

Es bastante común el hacer varias latas de galletas que luego se regalan a familia y amigos. El año pasado nos pilló el toro y recuerdo que nos pusimos a hornear masa el 22 de diciembre para nuestras familias y nos estuvimos los dos hasta las tantas sentaditos en la cocina con una línea de montaje galletera digna de una fábrica de Cuétara, vaya...

... la masa para estas galletas damero la compré ya hecha (porque me gusta el look), aunque todas las galletas caseras que hicimos han salido de sabor más ricas que estas del súper...


Este año nos hemos propuesto disminuir el caos. Por eso el sábado aproveché la tarde mientras el señor K. trabajaba para preparar varias masas. Y el domingo, aparte de decorar el árbol, no hicimos en todo el día otra cosa que modelar y hornear galletas mientras nos pimpábamos una botella de tinto navarro que compré la semana pasada para un compromiso cumpleañero (y que se nos había quedado por despiste en casa muerta de la risa).

Empiezo dejándoos aquí la receta de las Vanillekipferl y en la siguiente entrada os pongo nuestras galletas Spekulatius (que nos han salido muy feuchas esta vez, pero que están de sabor apoteósicas)...

Ingredientes para Vanillekipferl (sale más o menos bandeja y media de horno):

  • 90 gr. de harina
  • unos 30 gr. de azúcar
  • 100 gr. de mantequilla
  • 50 gr. de avellanas tostadas molidas
  • unos 25 ml. de ron o una cucharita de té de esencia de ron (aquí suele venderse en la sección de repostería del supermercado...)
  • 10 gr. de azúcar glas
  • una vaina de vainilla
Cómo se hacen:

Las Vanillekipferl se hacen mezclando la mantequilla con el azúcar y azúcar de vainilla (que previamente habremos preparado rascando el interior de nuestra vaina de vainilla sobre el azúcar glas), hasta que este cremosa. Añadir harina, las avellanas molidas y el ron y amasar todo bien.

Con la masa haremos palitos (ver la foto) y los dejaremos por la noche en el frigo a reposar. Al día siguiente sacar los rollitos de masa un ratito antes de hacer las galletas para que estén más manejables. Precalentar el horno a unos 200 grados.


Vamos cortando los palitos en rodajas no muy anchas y con cada rodajita moldeamos una especia de media luna (las medias lunas son las mías, las que parecen dedos de bebé muerto son las del señor K., jijijijiji).

"Looks like a dead baby's finger!"

Horneamos en una fuente forrada unos 10 minutos (ojo, que no cojan demasiado color, fue el accidente que tuvimos nosotros...). Dejar que se templen un poquito y espolvorearlas de azúcar glas mezclado con vainilla.

Cachen-mi-horno... estas se han dorado un pelín demasié...

... espolvoreamos de azúcar y enlatamos...

Mi principal problema con todas las cosas que van al horno es que tengo un horno asesino: Independientemente de si regulo al 2 o al 9, mi horno asesino siempre se pone a ochocientosmil grados en cuestión de segundos. Creo que basta con que le mires para que se ponga a producir calor el jodío... Aunque trabajo con termómetros para tenerlo bajo control, no siempre me obedece y el sábado la mitad de nuestras hornadas salieron para mi gusto muy morenitas. Bueno, al final y al cabo, el ojo también come, vale, pero no todo es óptica en esta vida, ¿no?

Este post está quedando ya descomunal... en los próximos días iré poniendo las demás recetas y fotos. Además, como mi papi es diabético insulinodependiente, tengo pendiente el experimento de adaptar estas galletitas para que las puedan consumir diabéticos...

9 comentarios:

Noema dijo...

Estas pletzjen no las he hecho yo nunca, me apunto la recetilla.
¿Tienes horno de gas?

PD: por cierto, gracias por la publi gratuita (¿gratuita, no? o te debo una lata de galletitas???)

natalika dijo...

Síííí, tranqui, la publi es gratis ;-) (bueno como muhco te robaré la receta de los Stollen o así)...

El horno, sí, de gas, está loco él... tiene vida propia :D

Noema dijo...

Ohhh, los hornos de gas tienen mucha "personalidad" por llamarlo de alguna manera. Lo malo es que no reparten el calor bien y, mi experiencia ha sido, te queman todo por debajo. Asi que doble mérito, chica.
Bueno, no es muy cara la publi, entonces ;-D

natalika dijo...

Sí, ese suele ser el principal problema, demasiada caña por abajo y el resto muy irregular. Por eso no suelo hacer apenas repostería, se me quema tó por los bajos y en el centro la masa se suele quedar medio cruda... :-((( Snif!

Con las Plätzchen más o menos me suelo apañar (depende de días, no siempre ando igual de "lince" claro), porque como son planitas, no corro peligro de que queden curdas por dentro... Pero si me descuido, ¡zaca!, churruscas...

La cocina de gas no la cambio por ná, pero el horno...

La cuina vermella dijo...

Niña, geniales!

natalika dijo...

Jo, pues ahora que lleven un par de días enlatás y han sudao un poquito y se puestos más blanditas y se han impregnado bien de azúcar avainillá... mmm, ñam-ñam-ñam...

Uff, estas hay que probarlas (se preparan en un pispas y están güenísimas)...

Saluditos!

natalika dijo...

Joé ,de tanto salivar ya ni escribir sé (viendo la de fallos que se me han colao en el comentario anterior...)

Anónimo dijo...

gracias por la receta, tengo una duda, aqui no conzcon el azucar avainillada, me puedes decir que es?
Por otra parte te comento que mi horno tambien esta como el tuyo, y lo que hago es meter doble charola para que el calor no queme las galletas y eso me ha servido mucho. Espero te sirva a ti tambien el comentario. Saludos
Pilar.

natalika dijo...

Hola Pilar...

el azúcar avainillada aquí se vende en supermercados: es azúcar normal al que le ponen aroma de vainilla... lo puedes recrear en casa poniéndole una vaina de vainilla abierta por la mitad a tu azúcar y dejándolo reposar un par de días cerado herméticamente...

Gacias por el consejo, yo ahora uso mucho papel de aluminio y le he cogido el punto al horno ;-)

un saludillo!