lunes, 22 de septiembre de 2008

Souvernirs vacacionales...


Estoy en pleno proceso de "réentrée": Como casi siempre en estas fechas, acabo de estar por la lejana patria y, para no variar, me he traído un par de "souvenirs". Es decir...

... he vuelto con 24 recetas nuevas bajo el brazo...


... y me he comprado un par de caprichillos (moldes de flan y canutillo y aros para emplatar)...


... y además le he traído al señor K. su pedido favorito...






También he echado de menos algunas cosas (mi propia cama, mi cepillo de dientes eléctrico, ese tipo de tonterías) y al señor K., claro, que, para no variar, no ha podido acompañarme.

Por lo demás, el recién acabado viaje se ha caracterizado por lo de siempre: relax y descanso. Es decir, en siete días me he tragado unos 4.000 kilómetros en aviones, 12 de taxi, unos 250 de coche y otros +/- 215 Km. en autobuses varios; he dormido en tres camas distintas de tres casas distintas de dos municipios diferentes; he cenado en cuatro casas y me he pasado por unas seis o siete (ni sé) y he trabajado sólo unas 12 horas de las 20 que había planeado inicialmente...

Pero, al menos, he aprovechado para conocer a los nuevos miembros de la familia y también, claro, para llenar la despensa de vituallas autóctonas:




Además he incluído cinco nuevos libros a mi lista de la compra para el otoño: "Saucen" uséase "Salsas" de Michel Roux, "El libro de oro del chocolate", "El juego del ángel" de Ruiz-Zafón, "Eine Frau. Ein Buch" (porque ya me compré en su día "Ein Mann. Ein Buch" y me reí muchísimo con él además de aprender cantidad de cosas muy útiles - de las que otro día os hablaré) y "Sagen Sie jetzt nichts" (un fantástico libro de foto-entrevistas en la que los entrevistados responden a todas las preguntas poniendo caras en vez de hablando, ¡qué viva el lenguaje corporal!)...

¿Algo más? ¡Ah, sí! ¡He comido mucho y muy bien! Muchos caprichitos caseros (las lentejas y sopas de mi madre, borraja, achicoria, una impresionante chuleta, una ensalada de langostinos de mi cuñado que estaba de escándalo, tropocientas croquetas, etc.) y algunos de los de cocina profesional (estupendo domingo de comilona con el clan a golpe de risotto de hongos con foie, solomillo también con foie, ricas torrijas y con unas cuantas copas de ese Enate Gewürztraminer que tanto me gusta). Lo único que esta vez me he saltado, ha sido la obligatoria sesión de pintxos en El Gaucho y tabernáculos conlindantes. La próxima vez, más y mejor...

Lo peor de toda la semana vacacional ha sido, de todos modos, levantarme hoy lunes para retomar la vida esa que llamamos normal y darme cuenta "ipso facto" que ya estoy incubándome algo, como siempre que vuelvo de España cañí (la última vez fue una bronquitis bacterial, la penúltima un catarro, creo que esta vez toca gripe... o anginas...).

Ya veremos.

2 comentarios:

El Capitán. dijo...

Juas, juas Natalika! Ya veo que has hecho acopio de víveres para el invierno como aplicada cigarra.
Unos te los has llevado en la maleta y ...otros puestos.

Prometo en breve un post sobre tu risoto y solomillo con Foie (viva el colesterol!!!!!

natalika dijo...

Sí, tú ríete... pero estoy fatal... llevo to'el día de mal en pior, intentando trabajar pero con la cabeza como un bombo... :-((

Snif!