lunes, 15 de junio de 2009

Ese pastel nuestro de cada día...



Estoy que no paro: Desde que he descubierto que mi horno, la repostería y yo congeniamos estupendamente, me atrevo a hacer muchísimas más „cosas dulces“ que antes con el susodicho horno.

Mis últimos experimentos al respecto han girado en torno a este fantástico bizcocho que ví, una vez más, en "Smitten Kitchen". Bizcocho que hice por primera vez el domingo de Pentecostés porque venían unos amigos a cenar y que gustó tanto-tantísimo que tres días más tarde volví a hacerlo (y tres días más tarde otra vez y y y....).


Suena a auténtica barbaridad hacer un pastel cada 3 días, ¿verdad? Pero es tan ligerito, esponjoso y rico que no he podido contenerme. Creo que en el despacho del señor K. empiezo a ser famosa (I’m a gooooood wifey)...

En la versión original este pastel se hace con frambuesas. Yo al ir a hacerlo por primera vez me encontré con que no había ese día frambuesas en el súper de mi confianza. Así que las reemplacé por un potpurrí improvisado de melocotón, fresas y moras. Y salió fabuloso.

La segunda vez que lo hice utilicé frambuesas y fresas combinadas. Y salió fabuloso.

Y al tercer día lo hice con manzana y salió un poquillo menos esponjoso (por el excesivo peso de la manzana sobre la masa) pero igualmente fabuloso.

Además, se hace en un pispás. ¿Quién da más, señores?

Ingredientes: (según la receta vista en Smitten Kitchen, que la sacó de la revista Gourmet de junio)
  • 130 g de harina
  • ½ “teaspoon” de levadura tipo “Royal” (=2 gramos)
  • ½ “teaspoon” de bicarbonato sódico (baking soda; asimismo equivale a 2 gramos)
  • ¼ “teaspoon” de sal (una pizca)
  • 56 gramos de mantequilla (blanda)
  • 146 g de azúcar y algo más (una cucharada más o menos)
  • algo de vainilla (o de esencia de vainilla)
  • media cucharilla de ralladura de limón
  • 1 huevo
  • unos 120 ml. (media “cup”) de suero de mantequilla* (bien revuelto)
  • unos 140-150 g de fruta fresca (frambuesas, o fresas o lo que prefiráis)
  • opcional: azúcar glas

*.- Nota: creo que el suero de mantequilla, a diferencia de aquí en Alemania, en España no es muy común... no importa, se puede hacer perfectamente en casa: a un vaso de leche, le añadimos una cucharada de vinagre o zumo de limón y dejamos reposar unos 10 minutillos hasta que se “corte”... aunque es un procedimiento que yo no he probado nunca, porque aquí el suero de mantequilla se vende como un refresco cualquiera y lo suelo comprar tal cual...

Cómo se hace:

Mezclamos la harina con la levadura, el bicarbonato y la sal y reservamos. Entretanto ponemos el horno a precalentar a 200-205 grados.

Preparamos un molde redondo de bizcocho untándolo de mantequilla y harina (Deb de Smitten Kitchen utiliza un molde 23 cms. de diámetro, yo sólo tengo uno de 28 cms., que es el que utilizo – únicamente queda el bizcocho más delgadito...).

Batimos la mantequilla junto con el azúcar hasta que esté esponjosa, añadimos la vainilla, la ralladura de limón y el huevo y mezclamos bien.

Poco a poco vamos añadiendo la mezcla de harina y levaduras en tres tandas y alternando con el suero de mantequilla: primero un tercio de harina, luego una mitad de suero, otro tercio de harina, la otra mitad de suero y, por último, el resto de la harina. Durante todo el proceso batimos despacio para incorporar los ingredientes bien. Dejamos de batir en cuanto estén los ingredientes recién amalgamados.



Vertimos la masa en el molde y esparcimos la fruta sobre la misma. Espolvoreamos con una cucharada de azúcar y horneamos unos 20-25 minutos (hasta que esté el bizcocho dorado y el palillo de prueba salga limpio).



Dejamos templar, desmoldamos y ponemos a enfriar sobre una rejilla. Invertimos sobre una fuente y espolvoreamos con azúcar glas.

En la versión de manzana no usé azúcar glas - en lugar de ello, pincelé las manzanas antes de hornear con mantequilla derretida y después de hornear con mermelada de albaricoque caliente.

La idea de Smitten Kitchen del “pastel cotidiano” me ha conquistado. Pon un pastel en tu vida, ¡y a disfrutar!






6 comentarios:

La cuina vermella dijo...

Querida reina del pastel!!! como mola esta receta y como mola las traducciones de las medidas de los pesos! Muchas gracias por explicarnos la receta casera para el suero! Eres la mejor. Muac.

natalika dijo...

hola majicos...

no os creáis: el mérito de las medidas esta vez no es mío, las equivalencias venían ya en la receta de smitten kitchen especificadas... ;)

muacs hacia el sur!

jacaranda747 dijo...

Tiene una pinta estupenda, debe estar buenisimo.
Mira esto que he encontrado en un blog y que es muy gracioso
http://barlamento.blogspot.com/2009/06/paella-de-valencia.html
Manera alemana de hacer la paella. No sé quien es el cocinero.

natalika dijo...

@747: jajaja, qué bueno el vídeo...

Inmaculada (Adi) dijo...

Ah... Smitten Kitchen, pecaminoso lugar pero delicioso, verdad?

Yo me inclinaría desde luego por la versión de la manzana aunque digas que haya quedado un poco menos subido que los otros, pero realmente la manzana me apasiona.

De cualquier manera también la probaré con frambuesas y puede que con arándanos mezclados, tengo la posibilidad de comprarlos de muy buena calidad congelados todo el año.

Gracias por la receta. Un abrazo y que tengas un estupendo fin de semana.

Noema dijo...

Ñam, ñam, unos de mis pasteles favoritos, de esos cremosos y frescos, también me quedo con el de manzana como Adi. Lo del Butttermilch me ha tenido a mí también ocupada, las dichosas traducciones, últimamente estoy viendo algunas recetas ya por blogs españoles. Queda en la lista to-do.