lunes, 26 de enero de 2009

Pan de molde... ¡casero!


Hace unos días hice mi primer pan. ¡Yuju!

Y salió requete-riquísimo. ¡Yippie-ya-yeah! (... que diría el amigo McLane)

El primer pan casero de mi vida ha sido un pan de molde. La receta se la he "robado" a Deb de smittenkitchen, uno de mis blogs de cocina favoritos. Ella a su vez ha sacado este pan ligero de trigo de uno de los libros de pan de los que más se habla entre cocinillas a la hora de hacer pinitos panaderos: El "Bread Baker's Apprentice" (o sea el "El Aprendiz de Panadero") del autor Peter Reinhart. Por la de referencias que me encuentro a este libro por todas partes desde hace meses, el "Aprendiz" debe de ser la biblia del panadero aficionado, vaya...

Os dejo aquí, por si a alguien le interesa, un enlace a la página del "Aprendiz" en la editorial española del libro, RBA Libros: La
edición en castellano viene a costar, al parecer, unos 36 €...
.
Supongo que a todos los súper panaderos aficionados que andan por ahí afuera sueltos, mis pinitos les parecerán una banalidad de tomo y lomo, sin masas madre ni cosas de esas... Pero por algo tenía yo que empezar (y más con el miedo que le tengo a mi horno "asesino"... ¡ay! ¡mi reino por un horno de fundamento...!).
.
El caso es que hacía meses que me estaba picando el gusanillo panadero y hasta hace dos semanas nunca me había atrevido. Y me picaba la curiosidad de comprarme el "Aprendiz de Panadero"... Así que cuando ví la receta de este pan "de molde" en "smittenkitchen", decidí que probar dicha receta iba a ser una magnífica "ayuda de compra": Si me salía bien, me compraba el libro ipso facto y me armaba a panificar mi existencia y la del señor K. sublimando mi status quo de "mujercita ejemplar"... o, si el pan salía desastroso... pensaba en un plan B...
.
¿Qué tal salió el pan? 24 horas después de hacerlo ya no quedaba de él ni rastro; 48 horas después de sacarlo del horno ya había comprado el libro...
.
O sea: Sí, me ha dado por hacer pan. Es más: Estoy en plan psicópata a todas horas haciendo pan. (Es una de las ventajas de trabajar desde casa - puede una ocuparse de masas, mezclas y fermentaciones estupendamente).
.
Ingredientes (adaptados de la receta original del libro "El aprendiz de panadero"):
  • 320 g de harina de fuerza (o harina de trigo T55 que viene a ser el equivalente español a la harina tipo 550 que uso yo en Alemania)
  • 190 g de harina de trigo integral
  • unos 20 g de azúcar
  • unos 10-11 g de sal
  • 28 gramos de leche en polvo
  • unos 5 o 6 g de levadura seca en polvo (un sobrecito suele llevar 7 gramos, así que yo utilicé "casi un sobre", a ojo, ya que mi báscula no pesa cantidades tan chiquitinas, ejem...)
  • 28 gramos de margarina o mantequilla (a temperatura ambiente)
  • unos 280 gramos/ml. de agua a temperatura ambiente (yo utilicé agua mineral sin gas)




Cómo se hace:

En un bol grandote, mezclamos la harina de fuerza con la harina integral, el azúcar, la sal, la leche en polvo y la levadura. Añadimos la mantequilla (o margarina) y el agua y removemos/amasamos con un cucharón o espátula, después con la mano, hasta que la masa coja consistencia de bola. Si queda harina sin incorporar en el fondo del bol, añadimos un pelín más de agua e incorporamos esos restos de harina, si la masa queda muy líquida añadiremos algo más de harina. No obstante, en esta fase inicial es mejor pecar de demasiado líquido que hacer una masa muy "mazacote": La masa tiene que quedar suave y flexible.

Esparcimos harina de fuerza (o harina integral) sobre la encimera o mesa y pasamos la masa allí. Amasamos (echando más harina de ser necesario) hasta que nuestra masa tenga una consistencia firme y suave, que esté un poquito pegajosa (pero no pastosa) pero tersa y no se "seque" demasiado... Este proceso de amasado debería llevaros unos 10 minutos.

¿Cuándo está lista la masa? Cuando quitándole un pellizco podáis estirar ese pedacito de masa, como si se tratara de una ventanita, hasta que detrás de la masa veáis la luz transparentarse: Si conseguís hacer esto sin que se rasgue la masa, entonces estará lista.

Con un pincel o con un spray de aceite pintamos las paredes de un bol de aceite (mínimamente) y ponemos la masa en el bol, haciéndola bailar en él hasta que toda su superficie haya cogido algo de aceite. Tapamos con film transparente y dejamos fermentar a temperatura ambiente entre 1 hora y hora y media (hasta que la masa haya duplicado su volumen, más o menos).

Pasado este tiempo, retiramos la masa del bol y formamos con ella un rectángulo de unos 2 cm de alto, 15 cm de ancho y unos 20 a 25 cm. de largo. Enrollamos las masa sobre sí misma doblando un pedacito (del la parte menos ancha) hacia dentro y presionando las junturas bien antes de seguir doblando cachito a cachito (incrementando así la tensión de la masa) hasta que tengamos una especie de rollo. Podéis guiaros por las fotos de smittenkitchen que son bastante explicativas. En principio, según vamos doblando la masa, nuestro rollo debería ir haciéndose más ancho cada vez (si apretamos bien las junturas).

Este rollo de masa de pan lo pondremos en un molde de bizcocho alargado (yo usé mi molde que es de 21 cm de largo) que habremos engrasado previamente. Es importante que los bordes de la masa toquen las paredes del molde, para que el pan crezca de forma regular y el resultado final sea válido para hacer tostadas. Pincelamos la superficie con aceite y cubrimos con film transparente (sin apretar, basta con que pongamos el film encima de la masa).

Dejamos una vez más reposar (entre 60 y 90 minutos) hasta que la masa haya subido tanto que sobresalga casi del borde del molde. Entretanto precalentamos el horno a 175 grados.

Horneamos el pan en su molde (en la bandeja del centro). En cuanto al tiempo de horno, no sé qué deciros: En la receta original pone "30 minutos, girar el molde 180 grados (para que coja igual color por todas partes) y hornear otra vez de 15 a 30 minutos"... El mío estuvo listo muchísimo más rápido (yo diría que tardó unos 30 minutos en total en hacerse). Como siempre dependerá de vuestro horno. Lo único que a mí me sirvió de orientación con esta receta fue saber que el pan debe tener en su interior una temperatura de 88 grados cuando esté listo: Así que le pinché mi termómetro de asados en el centro en la parte más gordota de la masa y me guié por lo que me decía el termómetro y no por minutos.

El resultado: Un pan de "molde" realmente riquísimo, con una cortecita rica rica y una miga súper esponjosa. Dejó por toda la casa un olorazo fantástico... aunque sobre sus cualidades a "largo plazo" no puedo deciros nada, porque no sobrevivió lo suficiente para contarlo. Jejeje...

Con mantequilla salada estaba delicioso (y con roquefort sensacional). Y, la verdad, aunque lo hice para tostar, al final nos lo comimos enterito tal cual, sin tostar ni ná... Ya veré la próxima vez que tal sale tostadito (aunque me da que fenomenal)...
.


Pim, pam, pum - ¡adiós rebanada!

5 comentarios:

Noema dijo...

Jo, maja, saliendo de un horno de gas es una maravilla. Yo estoy todo el día deliberando si me echo a probar la masa madre o no... una que no tiene críos por no estar el santo día detrás de ellos... ¡no me voy a poner con la masa madre, que es como un tamagochi!
Me has dado ganas de hacer el de molde, eso sí, voy a ver!

Belen dijo...

Ese pan de la foto lo has hecho tu solita ?!?!?!? Anbelibibol!!!
Yo tampoco me atrevo con la masa madre...me da miedo que salga por propio pie de la nevera...

La cuina vermella dijo...

Plas, plas, plas y ahora te estamos haciendo la ola Kike y yo des del sofá!
Caaaariño vaya pan... ualah, yo también quiero hacerlo... a ver si sale!
besos.

El Capitán. dijo...

Ñam, ñam!!!!
que rico!
como te conté, yo estoy superfrustrao con el tema panes.
Hice hace poco un intento de masa madre, que acabo como "masa madre que la parió" con el consiguiente katxondeo familiar....

pero como Naburro cabezón que soy por mis .... que me va a salir!!

G+K+Mxux

natalika dijo...

@Noema: Jo pues sí... teniendo en cuenta cómo se porta mi horno con las masas de bizcocho y pastel me tiene sorprendidísima que no me mate los panes, ¿tú sabes qué ilusión? Uff!

@Belén: Hombre, ejem, solita, lo que se dice solita...: Amasar amasó mi robot de cocina :0)

@vermellos: Jaja, la ola. Yes! Hala, a hacerlo, que realmente sale buenísimo (y a vosotros, artistas, ya ni te cuento).

@capitanoooooo: Pues de verdad que te recomiendo el libro. He hecho hasta ahora 3 recetas de pan distintas de él y han salido las tres fenomenales. Aquí a tu cuñao se le ha puesto ya cara de pan... :D

@masa madre: Veo que andamos todos más o menos igual... yo de momento tampoco me atrevo, que estoy aún mú verde con el tema panadero.

Gracias por la visita y besotes!